domingo, 12 de diciembre de 2010

EL PERRO ES EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE

Ayer mi amo tomó la correa de cuero a la hora habitual de nuestro paseo. Yo comencé a girar a su alrededor dando saltos de alegría y moviendo la cola en agradecimiento, sin ladrar para no despertar al bebé de apenas dos años que dormía en la habitación contigua. Lo encontré con un raro comportamiento, sin querer mirarme a los ojos. Siempre la correa había ido a parar a mi cuello, pero extrañamente no me la colocó alrededor sino que se la ciñó al suyo, cogió un taburete y se acercó a una tubería que surcaba por un techo alto, ató el otro extremo de la correa a la tubería y antes de saltar me dedicó una mirada con la que parecía decir “el perro es el mejor amigo del hombre”. Unos segundos después su cuerpo se balanceaba pendiente de la tubería, con los ojos casi desorbitados y con un llamativo abultamiento en su entrepierna. El pequeño dormía en su cuna y a mi no me quedó más remedio que hacer pis sobre la carísima moqueta. Poco después llegó el padrastro de Stpeahnie a nuestro apartamento del Soho neoyorquino. A los pocos minutos llegaron la policia y el juez. El bebé aún no se había despertado. Mi amo se llamaba Mark, Mark Madoff y recuerdo que hace un par de años su padre Bernard aparecía continuamente en la portada de todos los periódicos.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

...y Sancho contestó;